Inicio Mapa

ORGANO EMISOR DE NORMAS PROFESIONALES EN PARAGUAY

 

El Ente

Estatutos

CAPITULO I

Del Consejo de Contadores

Art. 1°.- El Consejo de Contadores Públicos del Paraguay (en adelante Consejo) es una asociación sin fines de lucro, con capacidad restringida, creada para la consecución de los objetivos que se especifican en estos estatutos, teniendo como fines fundamentales:

a) Reglamentar el ejercicio profesional de los Contadores Públicos o profesionales con títulos equivalentes obtenidos en universidades creadas conforme a las leyes o revalidados en la República; que sean asociados al Consejo.

b) Impulsar la creación de un Instituto Superior para la formación continuada de sus asociados, conforme a las reglamentaciones que dicte este Consejo.

c) Efectuar el proceso de control de calidad del ejercicio de la práctica profesional de sus asociados.

Este Consejo tendrá vigencia en toda la República y podrán integrar el mismo – en calidad de asociados – todo Contador Público o profesional con título equivalente, siempre que reúna las condiciones establecidas para su admisión, independientemente del lugar de su domicilio.

Art. 2°.- Corresponde al Consejo de Contadores Públicos del Paraguay:

a) Cumplir y aplicar las prescripciones de estos estatutos relacionadas con el ejercicio profesional y sus respectivas reglamentaciones. Proponer a la Asamblea General sus reformas cuando se estime necesario y conveniente.

b) Reglamentar y ordenar el ejercicio de la profesión universitaria de Contador Público en relación con los asociados al Consejo; así como también, delimitar dicho ejercicio en sus relaciones con otras profesiones.

c) Honrar el ejercicio de la profesión de Contador Público, observando las normas de ética y decoro propias de una carrera universitaria, estimular la solidaridad y el bienestar entre sus asociados.

d) Crear las matrículas correspondientes de la profesión de Contador Público, llevando un registro actualizado con los antecedentes respectivos de los profesionales asociados matriculados. Conceder, denegar, suspender, cancelar y rehabilitar la inscripción de sus asociados en las matrículas profesionales mediante resolución fundada, conforme a las reglamentaciones vigentes.

e) Velar porque sus asociados actúen conforme a las prescripciones legales. Cuidar que se cumplan los principios de Ética que rigen el ejercicio profesional. Aplicar las correcciones y sanciones disciplinarias a sus asociados por su trasgresión.

f) Dictar las medidas y disposiciones de todo orden que estime necesarias o convenientes para el mejor ejercicio de la profesión cuya matrícula controla.

g) Perseguir y combatir, por los medios legales a su alcance, el ejercicio ilegal de la profesión.
Acusar y querellar judicialmente en dichos casos y por la expedición de títulos, diplomas o certificados en infracción a las disposiciones legales. Actuar en juicio cuando sea parte o así lo requiera una obligación legal.

h) Secundar a los Poderes e Instituciones Públicos en el cumplimiento de las disposiciones que se relacionen con la profesión. Evacuar y suministrar los informes que soliciten las entidades públicas, mixtas o privadas, que no impliquen la realización de una tarea profesional.

i) Ejercer las funciones necesarias que tiendan a jerarquizar, estimular y velar por el libre ejercicio de la profesión y amparar la dignidad profesional, evitando que sea vulnerada tanto en lo colectivo como en lo individual.

j) Certificar y legalizar, a solicitud de los interesados, las firmas de los profesionales matriculados que suscriban dictámenes, informes, estados financieros y otros trabajos profesionales en general que requieran la firma del Contador Público.

Art. 3°.- Para el cumplimiento de sus fines, el Consejo de Contadores Públicos del Paraguay tendrá las siguientes atribuciones y responsabilidades:

a) Formar parte, mediante representantes, de organismos permanentes o transitorios de carácter regional, nacional o internacional, que agrupen a profesionales en general o de Ciencias Contables en particular; así como también, sobre sus eventuales incorporaciones en otro tipo de entidades que mantengan similares fines y objetivos relacionados con la misma profesión u otras.

b) Emitir opinión sobre los proyectos de reglamentación o leyes que regulen y/o afecten el ejercicio de la profesión de Ciencias Contables.

c) Dictaminar sobre honorarios profesionales cuando así lo solicite cualquier entidad pública o privada y las cuestiones que sobre honorarios se susciten entre el profesional y quien hubiera solicitado sus servicios cuando las partes así lo requieran de común acuerdo.

d) Solicitar a las instituciones que mantienen un Registro de Contadores Públicos o profesionales con títulos afines, tales como: el Ministerio de Hacienda, el Banco Central del Paraguay, la Comisión Nacional de Valores, la Contraloría General de la República y el Instituto Nacional de Cooperativismo, la adopción de medidas que faciliten el ejercicio de la profesión contable en los casos en que los mismos cumplan funciones en el marco de la supervisión ejercida por dichas instituciones.

e) Solicitar al Poder Judicial la adopción de medidas que faciliten la labor de los profesionales en Ciencias Contables cuando actúen como auxiliares de la justicia, proponiendo un sistema de honorarios que regule montos mínimos y certificar debidamente la habilitación profesional de los profesionales que actuarán en tal carácter ante la Justicia. Para los citados fines, podrá presentar reglamentaciones especiales.

f) Estudiar, fundar y emitir opinión en asuntos de interés público, de carácter técnico-científico, que se consideren convenientes o que sean sometidos a su estudio y consideración, pudiendo incluso actuar por propia iniciativa en determinadas situaciones que se consideren de importancia con relación al ejercicio de la profesión.

g) Impulsar la creación de un Instituto Superior para la formación continuada del profesional contable conforme a las reglamentaciones que dicte el Consejo.

h) Formar y promover el desarrollo de bibliotecas especializadas a fin de brindar servicios de información bibliográfica, disposiciones legales, doctrina y jurisprudencia actualizada por las vías más adecuadas.

i) Fijar, con el voto de los dos tercios (2/3) de la totalidad de los miembros de la Junta Directiva, el monto de los aranceles por pago de derechos y servicios prestados y los eventuales recargos, todo ello de acuerdo a las necesidades de recursos que surjan del presupuesto de gastos de cada ejercicio.

j) Recaudar y administrar todos los recursos que ingresen a su patrimonio. Adquirir, gravar y enajenar bienes muebles e inmuebles; contraer deudas por préstamos con garantía o sin ella; facilitar créditos; recibir y efectuar donaciones con o sin cargo; alquilar bienes propios o ajenos; recibir o dar en comodato, realizar todo otro acto jurídico que no le esté expresamente prohibido y toda gestión de orden económico - patrimonial, con excepción de actividades que persigan fines de lucro.

k) Realizar toda otra actividad que no esté expresamente prohibida, con la excepción de las que persigan fines de lucro.

CAPITULO II

De las autoridades

Art. 4°.- Son autoridades del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay:

a) La asamblea general de asociados,

b) La Junta Directiva

c) El Tribunal de Ética Profesional.

d) La Comisión Fiscalizadora.

Art. 5°.- El desempeño de los cargos será con carácter honorario y obligatorio. Sin embargo, podrán aceptarse las excusas correspondientes en casos debidamente justificados.

CAPITULO III

De la asamblea general

Art. 6º.- La asamblea general es la máxima autoridad del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay y la conforman todos los asociados matriculados en ejercicio de sus derechos.

Art. 7º.- Las asambleas generales serán ordinarias y extraordinarias.

Art. 8º.- La asamblea general ordinaria se reunirá en el mes de Agosto de cada año para el tratamiento de los estados financieros anuales, la memoria de la Junta Directiva y el informe de la Comisión Fiscalizadora, sobre los ejercicios anuales que serán cerrados el 30 de junio de cada año. Asimismo, en el mismo acto cada dos años, se realizará la elección de autoridades, conforme a las prescripciones de estos estatutos. La asamblea general ordinaria será convocada por el Presidente o por petición escrita de por lo menos la quinta parte de sus asociados conforme a los procedimientos previstos en estos estatutos.

Art. 9º.- La asamblea general extraordinaria se reunirá cuando así lo exijan las circunstancias de acuerdo a estos estatutos y las disposiciones legales, siendo convocada por el Presidente o quien haga sus veces o a pedido de por lo menos el 20% de los asociados en forma escrita y debidamente suscrita.

Art. 10º.- Las convocatorias deberán formularse como mínimo con treinta días corridos de anticipación señalando en todos los casos el lugar y la hora de la sesión, así como el orden del día a tratarse. Cuando se tratare de asambleas generales ordinarias, los asociados matriculados, en una proporción del veinte por ciento (20%) podrán introducir modificaciones o agregados al orden del día que será tratado en el acto asambleario, mientras que en las asambleas generales extraordinarias solamente podrán tratarse y resolver los asuntos que motiven la convocatoria.

Art. 11º.- El quórum requerido para que pueda iniciarse la asamblea general, ordinaria y extraordinaria, será la mitad más uno de sus asociados con derecho a voto. Si la misma (cualquiera de ellas) no pudiera ser iniciada en la hora señalada, por falta de quórum, podrá hacerlo una hora después con el número de asociados presentes.

Art. 12º.- Las resoluciones de las asambleas generales ordinarias y extraordinarias se adoptarán por mayoría simple y solamente los asociados en goce de sus derechos tendrán voz y voto en sus deliberaciones. Los asociados solo podrán participar del acto asambleario previa acreditación de su calidad, mediante la presentación de su matrícula profesional y cédula de identidad civil correspondiente.

Art. 13º.- Los asociados de las Sedes Regionales votarán en sus respectivas sedes y elegirán simultáneamente a las autoridades de las Sedes Regionales y del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay.

Art. 14º.- Son deberes y atribuciones de las asambleas generales ordinarias:

a) Elegir a los miembros de la Junta Directiva, Tribunal de Ética Profesional, Comisión Fiscalizadora y de la Junta Electoral, conforme a las prescripciones de estos estatutos.

b) Considerar y aprobar los estados financieros anuales, considerar aprobar o modificar el presupuesto anual y los planes de trabajo de los distintos organismos del Consejo y, en su caso, de las Comisiones Especiales.

c) Tomar conocimiento y resolver sobre los informes de los distintos organismos del Consejo y de corresponder de las Comisiones Especiales.

d) Tomar conocimiento y resoluciones sobre los asuntos relevantes que no estuvieren contemplados en estos estatutos y las reglamentaciones y no sean facultad de las Asambleas Extraordinarias.

e) Autorizar a la Junta Directiva la celebración de contratos de préstamos, garantías, cesión de derecho o de otra naturaleza que excedan la suma equivalente a 5000 jornales mínimos, con excepción de lo previsto en el art. 15° inc. h) de estos estatutos.

f) Los demás que le confieren estos estatutos y sus reglamentos.

Art. 15º.- Son deberes y atribuciones de las asambleas generales extraordinarias:

a) Estudiar, discutir y aprobar las reformas de los estatutos, a propuesta de la Junta Directiva o del 30% de los asociados matriculados, y delegar en la Junta Directiva las gestiones ante los organismos pertinentes para su aprobación.

b) Designar Comisiones Especiales, para los casos en que por su importancia no sea atribución de la Junta Directiva.

c) Remover de sus funciones a los miembros de la Junta Directiva, de la Comisión Fiscalizadora, del Tribunal de Ética Profesional, de la Junta Electoral y de las Comisiones Especiales cuando se diera una de las causales establecidas en el Capitulo VIII “Remoción de los miembros integrantes de los órganos del Consejo” y en el Capitulo VI “De la potestad disciplinaria” y exista inacción de los órganos del Consejo.

d) Tomar conocimiento y resoluciones sobre la renuncia o ausencia de los miembros de la Junta Directiva, del Tribunal de Ética Profesional, de la Comisión Fiscalizadora, de la Junta Electoral y de las Comisiones Especiales, cuando dificulten su normal funcionamiento.

e) Reemplazar a los miembros de la Junta Directiva, del Tribunal de Ética Profesional, de la Comisión Fiscalizadora y de las Comisiones Especiales que hubiesen sido separados de sus funciones por las circunstancias previstas en estos estatutos.

f) Aceptar subvenciones, legados o donaciones que excedan la suma equivalente a 5000 jornales diarios mínimos.

g) Aceptar asistencia técnica no reembolsable o préstamos de organismos internacionales de financiamiento para fines relacionados con la capacitación y jerarquización de la profesión que excedan la suma equivalente a 5000 jornales diarios mínimos.

h) Resolver sobre la adquisición, transferencias o gravámenes de bienes inmuebles que excedan la suma equivalente a 5000 jornales diarios mínimos.

i) Los demás que le confieren estos estatutos y sus reglamentos.

CAPITULO IV

De la Junta Directiva

Art. 16°.- La Junta Directiva estará constituida por ocho (8) miembros titulares, quienes podrán ser electos de las tres categorías de matriculas profesionales, conforme a lo siguiente:

- Matrícula Profesional tipo “A”, tres (3) miembros con una antigüedad mínima como asociado matriculado de seis (6) años

- Matrícula Profesional tipo “B”, tres (3) miembros con una antigüedad mínima como asociado matriculado de tres (3) años

- Matrícula Profesional tipo “C”, dos (2) miembros con una antigüedad mínima como asociado matriculado de dos (2) años

Para ocupar los cargos correspondientes a las matrículas tipo “B” y “C” mencionadas precedentemente, podrán ser electos personas que cuenten con la matrícula profesional inmediata superior.

Adicionalmente participaran de las reuniones de la Junta Directiva dos (2) presidentes de las sedes regionales, que deberán ser electos en la correspondiente Asamblea General Ordinaria. Los mismos tendrán participación activa de las reuniones del Consejo Directivo con voz y voto, sin embargo, a efectos del quórum, no se tendrá en cuenta la ausencia de los mismos atendiendo a las dificultades que podrían tener para presentarse a todas las reuniones de la Junta Directiva. Los demás presidentes de las sedes regionales serán invitados a participar de todas las reuniones de la Junta Directiva con voz pero sin voto.

La Junta Directiva estará integrada por un Presidente, un Vicepresidente, seis (6) Consejeros Titulares y hasta dos (2) presidentes de sedes regionales. Los cargos de Presidente y Vicepresidente deberán ser ejercidos por asociados con Matrícula Profesional tipo “A”.

Art. 17°.- La duración del mandato será de cuatro (4) años y cualquiera de sus miembros podrá ser reelecto, debiendo transcurrir un periodo de alternancia obligatoria para su reelección; en cuyo periodo, no podrá desempeñar ninguna otra función dentro del Consejo.

Art. 18°.- Simultáneamente con los miembros titulares, y en la misma forma que éstos, se elegirán dos (2) miembros suplentes, los que podrán ser reelectos siempre que no hayan sido incorporados definitivamente como miembros titulares durante un periodo de tres (3) años, en cuyo caso regirán las condiciones de reelección de los miembros titulares.

Los miembros suplentes podrán ser electos de las tres categorías de Matrícula Profesional y con la misma antigüedad exigida para los miembros titulares en el artículo 16º de estos estatutos.

Los miembros suplentes accederán a la titularidad en la medida de presentarse una vacancia en el cargo.

Las elecciones a cargos para integrar la Junta Directiva se realizará en forma parcial, cada dos (2) años, conforme al procedimiento señalado en el capítulo III “De la asamblea general”. Se procederá a elegir para el ejercicio de los diferentes cargos en función al orden que se establece seguidamente:

a) Vicepresidente, tres (3) miembros titulares y un (1) miembro suplente.

b) Presidente y tres (3) miembros titulares, así como también un (1) miembro suplente.

La nominación de candidatos a la Junta Directiva, deberá respetar las condiciones establecidas en el artículo 16º de estos estatutos.

La incorporación de los suplentes se hará en reemplazo de los miembros titulares, en la medida que se produzcan las vacancias y siempre que no falte menos de 30 días para un nuevo acto eleccionario. En el supuesto que todos los miembros suplentes se encuentren ejerciendo la titularidad de los cargos para los que hayan sido electos, se deberá convocar a una Asamblea Extraordinaria para elección de los mismos, siempre que el referido organismo se encuentre con la mitad de miembros y quede pendiente más de un año para la conclusión del período.

Se producirán las vacancias en los casos de fallecimiento, enfermedad y/o cualquier otra incapacidad para el ejercicio del cargo para el que fueran electos.

Art. 19°.- En la primera sesión que realice la Junta Directiva después de cada elección, deberá elegirse entre sus miembros titulares que resulten electos los cargos que desempeñarán como Consejero. Asimismo, se nominará una Dirección Ejecutiva que estará conformada por el Presidente, Vicepresidente, Consejero Secretario y Consejero de Finanzas.

Art. 20°.- Corresponde a la Junta Directiva del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay:

a) El gobierno, administración, capacitación técnica y representación del Consejo, ejerciendo en su plenitud las funciones, atribuciones y responsabilidades concedidas por los artículos 2° y 3° de estos estatutos, salvo aquellas que por su naturaleza correspondan al Tribunal de Ética Profesional, debiendo reunirse en sesión ordinaria al menos una vez al mes y extraordinaria cada vez que sea convocada por el Presidente o por la mitad del total de sus miembros.

b) Crear Sedes Regionales y/o delegaciones del Consejo cuando se estime necesario y conveniente, fijando el alcance de sus funciones. Crear comisiones o subcomisiones, permanentes o transitorias, para fines determinados y a los efectos de un mejor cumplimiento de los objetivos del Consejo.

c) Dictar los reglamentos internos y establecer el organigrama funcional administrativo.

d) Dictar el Código de Ética Profesional y las normas de procedimiento para su aplicación.

e) Girar al Tribunal de Ética Profesional los antecedentes sobre transgresiones a las disposiciones de estos estatutos y demás resoluciones que dicte el Consejo a través de sus autoridades a efectos de la reglamentación del ejercicio profesional, así como también al Código de Ética.

f) Ejecutar las sanciones disciplinarias y pecuniarias que se impongan, una vez que se encuentren firmes. Los certificados de deuda expedidos por la Junta Directiva en concepto de multas, derechos de ejercicio profesional, matrícula, recargos y gastos causídicos por violación al Código de Ética, constituirán título ejecutivo suficiente para iniciar su cobro por la vía judicial, estableciéndose desde ya, que los mismos serán reclamados ante los Tribunales Judiciales de la Circunscripción Judicial de Asunción.

g) Otorgar los poderes generales o especiales que fueren necesarios para el
cumplimiento de los fines y defensa de los derechos del Consejo.

h) Disponer la publicación, en la Revista Oficial y por otros medios, de las resoluciones, informaciones, etc., que estime pertinentes.

i) Aprobar los Estados Financieros de este Consejo, Memoria y toda otra documentación que corresponda.

j) Procurar la realización de los restantes fines que le han sido o le fueran confiados al Consejo por estos estatutos y por los poderes e instituciones públicos en el cumplimiento de disposiciones que se relacionan con la profesión.

k) Honrar y congratular a los asociados destacados por sus actuaciones ejemplares, por ocupar cargos relevantes en los organismos profesionales o por la producción de trabajos de investigación, libros, artículos técnicos, presentación de trabajos nacionales e interamericanos, etc., a fin de incentivar las actividades de Investigación que contribuyan al desarrollo de la actividad profesional.

Art. 21°.- Son funciones de la Dirección Ejecutiva

a) Resolver todos los asuntos de carácter urgente, dando cuenta a la Junta Directiva en la primera reunión ordinaria.

b) Preparar juntamente con el Consejero de Finanzas, al cierre de cada ejercicio, la Memoria anual y estados financieros correspondientes.

c) Preparar juntamente con el Consejero de Finanzas proyecciones del presupuesto económico y financiero del Consejo.

d) Nombrar y ascender al personal que sea necesario y fijar su remuneración, conforme a la reglamentación que será establecida. Remover al personal de sus cargos por causa justificada o de mejor servicio.

Art. 22°.- Son funciones del Presidente:

a) Ejercer la representación legal del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay.

b) Cumplir y hacer cumplir las resoluciones de la Junta Directiva, la Dirección Ejecutiva y demás autoridades de este Consejo.

c) Citar a la Junta Directiva y a la Dirección Ejecutiva a las reuniones ordinarias, convocar a las extraordinarias que correspondan y preparar el Orden del Día con las propuestas que presenten los miembros de la misma, un mínimo de asociados que represente el veinte por ciento (20%) de sus integrantes y los demás temas que deban ser tratados conforme a estos estatutos y resoluciones pertinentes.

d) Presidir las reuniones de la Junta Directiva y de la Dirección Ejecutiva, dirigiendo sus debates.

e) Suscribir los poderes a que alude el artículo 20° inciso g) de estos estatutos y todas las escrituras, contratos y compromisos que correspondan, para formalizar los actos emanados del Consejo y en especial de la Junta Directiva y por la Dirección Ejecutiva.

f) Suscribir, al cierre de cada ejercicio, los estados financieros y la Memoria de la Junta Directiva.

Art. 23°.- El Vicepresidente sustituirá al Presidente cuando éste se encuentre impedido o ausente y colaborará con el Presidente en el cumplimiento de las funciones de este último.

Art. 24°.- Son funciones del Consejero Secretario:

a) Organizar y dirigir las funciones del personal del Consejo.

b) Llevar un libro de actas de las reuniones de la Junta Directiva y de la Dirección Ejecutiva.

c) Suscribir con el Presidente todos los documentos públicos y privados establecidos en estos estatutos y en las resoluciones que dicte la Junta Directiva y las demás autoridades pertinentes del Consejo.

d) Suscribir juntamente con el Presidente, convocatorias y actas, tanto del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay, la Junta Directiva y la Dirección Ejecutiva.

Art. 25°.- El Consejero Vicesecretario colaborara con el Consejero Secretario en sus funciones específicas y lo suplirá en su ausencia.

Art. 26°.- Son funciones del Consejero de Finanzas:

a) Organizar y dirigir las acciones relativas al movimiento de fondos del Consejo.

b) Firmar, juntamente con el Presidente, las autorizaciones de pago y las disposiciones de fondos en orden a lo establecido en estos estatutos y el reglamento interno establecido por la Junta Directiva.

c) Dar cuenta del estado económico y financiero del Consejo, tanto a la Junta Directiva, Dirección Ejecutiva y a la Comisión Fiscalizadora cada vez que lo soliciten.

d) Informar mensualmente a la Junta Directiva y a la Dirección Ejecutiva sobre la situación de Tesorería.

e) Depositar los fondos en cuentas bancarias a nombre del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay y con firma a la orden del Presidente o Vicepresidente y del Consejero de Finanzas o Consejero de Finanzas Adjunto.

f) Dirigir y supervisar la confección de los registros contables del Consejo y suscribir con el Presidente los estados financieros.

Art. 27°.- El Consejero de Finanzas Adjunto colaborara con el Consejero de Finanzas en sus funciones específicas y lo suplirá en su ausencia.

Art. 28°.- Son funciones de los Consejeros integrantes de la Junta Directiva:

a) Desarrollar las actividades inherentes a las funciones que le han sido encomendadas y las resoluciones que en su caso se emitieran por la Junta Directiva, teniendo amplias facultades para el desarrollo de las mismas, debiendo dar cuenta del estado de ellas y las labores desempeñadas durante su mandato a la Junta Directiva, en oportunidad de las reuniones que se realicen o cada vez que ésta lo solicite.

b) Promover la realización de determinados proyectos, presentar programas que tengan por objeto el cumplimiento de los objetivos que le han sido encomendados por la Junta Directiva conforme al cargo desempeñado.

CAPITULO V

Del Tribunal de Ética Profesional

Art. 29°.- El Tribunal de Ética Profesional se compone de tres (3) miembros,  quienes serán electos en el acto eleccionario de las autoridades de la Junta Directiva del Consejo (Asambleas Ordinarias), juntamente con dos (2) miembros suplentes. El Tribunal estará integrado por: Presidente, Vicepresidente y Secretario. El cargo de Presidente deberá ser ejercido indefectiblemente por un asociado con Matrícula Profesional de tipo “A”.

Art. 30°.- Para ser miembro del Tribunal de Ética Profesional se requiere contar con una antigüedad no inferior a seis (6) años como asociado matriculado, cumplida a la fecha de oficialización de su candidatura al cargo.

La duración del mandato será de cuatro (4) años, no pudiendo en dicho periodo desempeñar ninguna otra función dentro del Consejo.

Los mismos podrán ser reelectos luego de transcurrido un periodo de alternancia obligatoria de cuatro (4) años; en cuyo periodo no podrá desempeñar ninguna otra función dentro del Consejo.

En caso de ausencia permanente de alguno/s de los miembros titulares, la incorporación del/de los suplente/s seguirá el mismo procedimiento que el establecido para los miembros de la Junta Directiva previsto en el artículo 18°.

Serán aplicables a las funciones de este Tribunal, todas las disposiciones que rigen para la Junta Directiva, en la medida que no fuesen contrarias o puedan interferir con el ejercicio de las funciones específicas del mismo.

Art. 31°.- El Tribunal de Ética Profesional funcionará conforme a los reglamentos y resoluciones que serán determinados por el mismo.

Art. 32°.- Ejercerá el poder disciplinario con independencia de la responsabilidad civil, penal o administrativa que pueda imputarse a los asociados matriculados.

Art. 33°.- Los miembros del Tribunal de Ética Profesional podrán excusarse y ser recusados en la misma forma y por la misma causa que los jueces del Poder Judicial, pero nunca podrá plantearse una recusación general a todo el Tribunal ni una recusación sin causa justificada.

Art. 34°.- El Tribunal no podrá dejar de juzgar o emitir opinión en ningún caso ni bajo ningún concepto. En el supuesto que un determinado proceso no pueda ser resuelto conforme a las disposiciones de estos estatutos y resoluciones pertinentes emanadas del Consejo, el Tribunal deberá expedirse conforme a los principios éticos que regulan el ejercicio profesional, en concordancia con los Principios Fundamentales del Derecho y las garantías constitucionales.

Art. 35°.- El Tribunal podrá disponer la comparecencia de testigos, inspecciones, exhibición de documentos y toda otra diligencia que considere pertinente para la investigación, pudiendo permitirse todos los medios de prueba conforme a las leyes. En caso de oposición a la sustanciación de un proceso, adoptará las medidas administrativas pertinentes que correspondan.

Art. 36°.- Los miembros que integran el Tribunal deben ejercer sus funciones hasta la conclusión, en ese cuerpo, de la causa en que estén conociendo si ésta se encontrara en autos para resolver y que por expiración del mandato hubieran dejado de integrar el cuerpo.

Art. 37°.- Este Tribunal de Ética Profesional deberá velar por el estricto cumplimiento de las garantías constitucionales establecidas para el debido proceso y el derecho a la defensa, en cualquier proceso que se inicie o se presente a su consideración y decisión.

CAPITULO VI

De la potestad disciplinaria

Art. 38°.- Serán objeto de sanción disciplinaria:

a) Los actos u omisiones en que incurran los asociados inscriptos en las matrículas profesionales (persona física o jurídica), que configuren violación de los deberes inherentes al estado o ejercicio profesional de conformidad con las disposiciones del Código de Ética.

b) Cualquiera de los integrantes de los organismos citados en el artículo 4° de estos estatutos, con excepción del inciso a) “De la asamblea general”, cuando fuere dispuesta su remoción del cargo ocupado por algún motivo fundado, así como también los miembros de la Junta Electoral.

Art. 39°.- Las sanciones disciplinarias, que se graduarán según la gravedad de la falta y los antecedentes del imputado, serán las siguientes:

a) Advertencia.

b) Amonestación privada.

c) Apercibimiento público

d) Suspensión de la Matrícula Profesional de UN (1) mes a UN (1) año.

e) Cancelación de la Matrícula Profesional.

Art. 40°.- Sin perjuicio de la medida disciplinaria, el matriculado podrá ser inhabilitado accesoriamente para formar parte de los órganos del Consejo por hasta:

a) Cuatro (4) años con posterioridad al cumplimiento de la suspensión, en el caso de matriculados alcanzados con la sanción que establece el inc. d) del artículo 39°;

b) Ocho (8) años a partir de la reinscripción en la Matrícula Profesional, en el caso de matriculados alcanzados con la sanción que establece el inc. e) del artículo 39°.

Art. 41°.- El Tribunal de Ética Profesional actuará:

a) Por denuncia escrita y fundada;

b) Por resolución fundada de la Junta Directiva;

c) Por comunicación de magistrados judiciales;

d) De oficio, dando razones fundadas para ello.

En el escrito donde se formulen los cargos se indicarán las pruebas en que se apoyan.

De esta presentación o de la resolución del Tribunal, en su caso, se dará traslado al imputado por el término de diez (10) días, quien, juntamente con el descargo, indicará la prueba de que haya de valerse. Vencido este término, se haya o no evacuado el traslado, el Tribunal decidirá si existe mérito suficiente para instruir el proceso de disciplina. En caso afirmativo, lo abrirá a prueba por el lapso de quince (15) a treinta (30) días según lo considere pertinente en función a la gravedad de los hechos que motiven el proceso, los cuales podrán ser prorrogables según las necesidades del caso, y proveerá lo conducente para la producción de las pruebas ofrecidas. Producidas las pruebas o vencido el término respectivo, se correrá traslado al procesado por cinco (5) días para alegar sobre el mérito de las mismas. Con o sin alegato, vencido este término, se dictará la providencia de “autos para sentencia”. El Tribunal deberá expedirse fundadamente dentro de los treinta (30) días siguientes. Todos estos términos son perentorios y sólo se computarán los días hábiles. Las resoluciones interlocutorias serán inapelables. El denunciante no será parte del proceso pero estará obligado a brindar la colaboración que le requiera el Tribunal.

En todos los casos se deberá respetar el derecho de defensa en juicio. La renuncia a la inscripción en la Matrícula Profesional no impedirá el juzgamiento del renunciante.

Art. 42°.- Las acciones disciplinarias contra los matriculados prescriben a los cinco (5) años de producirse el hecho que las motive.

La prescripción se interrumpirá por la ejecución de cualquiera de los actos del procedimiento que impulsen la acción disciplinaria.

Art. 43°.- En los casos en que se tomare conocimiento de acción judicial contra un matriculado (persona física o jurídica), la Junta Directiva deberá solicitar en forma fehaciente al tribunal o juzgado interviniente que se le remita, en caso de que se dicte sentencia penal condenatoria, copia íntegra del fallo.

Art. 44°.- Las sanciones de los incisos a), b), y c) del artículo 39º se aplicarán por decisión de simple mayoría de los miembros del Tribunal presentes al momento de adoptarse la resolución.

Las sanciones de los incisos d) y e) del referido artículo requerirán el voto de los dos tercios (2/3) de los miembros del Tribunal de Ética Profesional en pleno.

Art. 45°.- Las sanciones mencionadas en los incisos c), d) y e) del art. 39°, aplicadas por el Tribunal de Ética Profesional podrán ser apelables ante los Tribunales de Justicia de la Circunscripción Judicial de Asunción.

Art. 46°.- En los casos en que se aplique la sanción de cancelación de Matrícula Profesional, no podrá solicitarse la reinscripción en ella hasta pasados tres (3) años de la fecha en que quedó firme la resolución respectiva.

Art. 47°.- En todos aquellos casos no previstos en la sustanciación de los recursos a que se refiere el presente Capítulo, se aplicarán las disposiciones del Código Procesal Civil.

CAPITULO VII

De la Comisión Fiscalizadora

Art. 48°.- La Comisión Fiscalizadora estará integrada por tres (3) miembros titulares y dos (2) suplentes, quienes durarán cuatro (4) años en sus cargos, pudiendo ser reelectos. Los miembros de esta Comisión ejercerán sus funciones con los siguientes cargos: Presidente, Secretario y Miembro.

A efectos de postularse para la reelección deberá transcurrir un intervalo mínimo de un periodo de cuatro años para poder ser nuevamente electo, no pudiendo en dicho periodo de intervalo, desempeñar ninguna otra función dentro del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay.

Para ser miembro de la Comisión Fiscalizadora se requiere:

a) Poseer una antigüedad no inferior a dos (2) años como asociado matriculado, cumplida a la fecha de postulación de la candidatura.

b) No ser miembro titular de los demás órganos del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay al tiempo de su elección.

En caso de ausencia permanente de alguno/s de los miembros titulares, la incorporación del/de los suplente/s seguirá el mismo procedimiento que el establecido para los miembros de la Junta Directiva previsto en el artículo 18°.

Art. 49°.- La Comisión Fiscalizadora tendrá a su cargo la tarea de control de la administración de los fondos que recaude el Consejo por cualquier concepto, debiendo emitir un dictamen anual, que se publicará con la Memoria y los Estados Financieros del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay.

CAPITULO VIII

Remoción de los miembros integrantes de los órganos del Consejo.

Art. 50°.- Los miembros de la Junta Directiva, del Tribunal de Ética Profesional y de la Comisión Fiscalizadora sólo pueden ser removidos de sus cargos por las siguientes causas:

a) La inasistencia no justificada a cuatro (4) reuniones consecutivas u ocho (8) alternadas en el año, de los órganos a que pertenecen.

b) Inhabilidad en los términos del artículo 78° de estos estatutos o incapacidad sobreviniente.

c) Violación a las normas de estos estatutos y a las reglamentaciones del Consejo sobre el ejercicio profesional o al Código de Ética.

Art. 51°.- En los casos señalados en el inciso a) del artículo anterior, cada órgano decide la remoción de sus miembros luego de producida la causal.

En el caso de los incisos b) y c), actuará el Tribunal de Ética Profesional de oficio o por denuncia del órgano correspondiente. Sin perjuicio de ello, el órgano que integra el acusado podrá suspenderlo preventivamente por el lapso que dure el proceso incoado y siempre y cuando la decisión se logre mediante el voto favorable de los dos tercios de la totalidad de sus miembros.

CAPITULO IX

Del régimen electoral

Art. 52°.- La elección de los integrantes de la Junta Directiva, del Tribunal de Ética Profesional y de la Comisión Fiscalizadora se realizará simultáneamente mediante el voto directo, personal, secreto y obligatorio de todos los graduados inscriptos en las matrículas profesionales del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay.

Art. 53°.- Para ser elector se requerirá:

a) Ser una persona física capaz, conforme a las disposiciones de la legislación civil;

b) Haber pagado el derecho de ejercicio profesional en término.

c) Estar matriculado ante el Consejo de Contadores Públicos del Paraguay, conforme a los requisitos establecidos en el capítulo X de estos estatutos y contar con un mínimo de dos años de antigüedad en carácter de matriculado.

La no inclusión en el padrón por mora en el pago del derecho de ejercicio profesional podrá salvarse mediante el pago del derecho adeudado y de los recargos correspondientes durante el período de observaciones al padrón provisorio que fuera habilitado durante el tiempo de tachas y reclamos.

Los matriculados personas jurídicas, asociados adherentes y/u honorarios (personas físicas o jurídicas) no tendrán derecho a voto.

Art. 54°.- Para ser candidato se requerirá, además de las condiciones exigidas para ser elector, las condiciones establecidas para ser integrante de un órgano o autoridad del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay conforme a estos estatutos y demás disposiciones reglamentarias que dicte el Consejo.

Art. 55°.- El acto eleccionario se realizará cada dos (2) años en el mes de agosto. La convocatoria a elecciones se publicará con sesenta (60) días corridos de anticipación en algún Medio Oficial del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay y en un diario de gran circulación del país, por lo menos tres veces.

Art. 56°.- La Junta Electoral estará compuesta por tres (3) miembros titulares y dos (2) suplentes, que deberán tener a su cargo la organización de los comicios, la oficialización de agrupaciones y de candidatos, el escrutinio definitivo, el juzgamiento de la elección, la adjudicación de los cargos y la proclamación de los electos.

Los integrantes de la Junta Electoral deberán poseer como mínimo Matrícula Profesional tipo “B” y durarán dos (2) años en sus funciones y podrán ser reelectos luego de transcurrido un periodo de alternancia obligatoria de dos años; en cuyo periodo, no podrán desempeñar ninguna otra función dentro del Consejo.

Los integrantes de la Junta Electoral serán designados por medio de votación realizada por los electores en los comicios coincidentes con la elección de las demás autoridades u órganos del Consejo.

Los interesados en postularse a integrar la Junta Electoral deberán realizarlo en forma individual y a título personal, debiendo remitir su solicitud juntamente con sus antecedentes a la autoridad electoral en el cargo, para oficializar su candidatura.

La Junta Electoral se constituirá dentro de los cinco (5) días siguientes a su designación en el cargo y nombrará un presidente en la primera reunión.

Es incompatible el desempeño de las funciones de miembro de la Junta Electoral con la de ser miembro titular o suplente de cualquier órgano del Consejo, estar en relación de dependencia con el mismo o ser candidato a cualquier cargo electivo.

Art. 57°.- Las agrupaciones, para ser reconocidas y actuar ante la Junta Electoral, deben cumplir con los siguientes requisitos:

a) Estar constituidas por un número no menor de cincuenta (50) profesionales en condiciones de votar.

b) Acompañar copia del acta constitutiva de la agrupación, firmada por quienes la constituyen. La presentación indicará las personas autorizadas para actuar ante la Junta Electoral, que, en número de tres (3), tendrán el carácter de apoderados a todos los efectos durante el período electoral.

Los apoderados deberán ser profesionales en condiciones de votar.

c) Constituir domicilio a los efectos de las notificaciones y demás trámites ante la Junta Electoral.

d) Indicar el nombre o lema bajo el cual actuará la agrupación, los que en ningún caso podrán inducir a confusión con los de otra agrupación.

El reconocimiento del nombre o lema utilizado por una agrupación en la elección inmediata anterior permitirá que se oponga a su uso por otra agrupación aun cuando no se presente en esta elección.

Toda discusión sobre el uso de nombres o lemas será resuelto por la Junta Electoral, sin que el reclamo pueda impedir la realización de las elecciones, quedando a salvo el derecho de recurrir judicialmente la agrupación que se sienta afectada.

Art. 58°.- Las solicitudes de reconocimiento de las agrupaciones deberán ser
presentadas a la Junta Electoral hasta treinta (30) días corridos anteriores al de la elección y la Junta Electoral deberá despachar la solicitud de reconocimiento dentro de los diez (10) días corridos siguientes al de su presentación.

Art. 59°.- El reconocimiento efectuado, permitirá a la agrupación reconocida presentarse en sucesivas elecciones, pero será condición previa que ratifique su solicitud de reconocimiento con ocasión de cada elección hasta treinta (30) días corridos anteriores al del acto electoral con los mismos requisitos establecidos en el artículo 57°.

Art. 60°.- Las boletas electorales a utilizarse incluirán en cuerpos separados los datos de los candidatos a integrar los respectivos órganos del Consejo.

Art. 61°.- Los nombres y datos de los candidatos deberán ser presentadas a la Junta Electoral para su oficialización hasta treinta (30) días corridas anteriores al de la elección. La presentación se hará por nota en dos ejemplares iguales y firmados por el/los candidatos; esto último en el caso que las postulaciones se hagan a más de un cargo. Asimismo deberán estar firmados por los apoderados mencionados en el inciso b) del Art. 57. Uno de los ejemplares de la nota de presentación será devuelto al representante que la hubiera presentado para su oficialización con la firma y sello de la Junta Electoral y constancia de la fecha y hora de recepción.

A partir del vencimiento del plazo para la presentación de las candidaturas se abrirá un período de cinco (5) días hábiles para la impugnación de candidatos. La Junta Electoral dispondrá de veinticuatro (24) hs. para resolver sobre las impugnaciones presentadas, notificando su decisión a los apoderados de todas las listas y eventuales interesados.

Será absolutamente nula toda candidatura establecida por mandato o representación.

Art. 62°.- Una vez oficializados los candidatos, sólo podrán ser alteradas las postulaciones previo al acto electoral por renuncia fundada ante la Junta Electoral, muerte o causal de inhabilitación de los candidatos. Esta circunstancia será notificada a todas las agrupaciones o candidatos y se dará publicidad durante el acto electoral.

Art. 63°.- El padrón provisional correspondiente a los profesionales que se encontraren en condiciones de votar, será preparado por la Junta Directiva con sesenta (60) días corridos de anticipación al fijado para las elecciones, el que será remitido a la Junta Electoral y puesto a disposición de los interesados en los lugares que la misma determine. Las tachas u observaciones podrán formularse dentro de los quince (15) días corridos siguientes a la habilitación del Padrón dispuesta por la Junta Electoral. Estas deberán presentarse por escrito ante la Junta Electoral, cuya decisión será inapelable.

Vencido el plazo se formará el padrón definitivo, el que deberá estar terminado por lo menos treinta (30) días corridos antes de la elección.

Art. 64°.- Las mesas serán integradas por dos profesionales matriculados en condiciones de votar con el carácter de presidente y vicepresidente, quienes serán designados por la Junta Electoral a través de un procedimiento de sorteo tomando como base el padrón electoral definitivo.

La Junta Electoral ejercerá en forma exclusiva el control de los comicios. Las agrupaciones y/o candidatos, podrán designar a veedores de la Mesa de Escrutinio a miembros de la misma o representantes del candidato, quienes tendrán la facultad de presidir mesas en caso de ausencia de sus autoridades; así como también ser designados como representantes de la Junta Electoral para fiscalizar los comicios realizados en otras ciudades.

Cuando se ausente el presidente de la mesa por cualquier causa, será reemplazado por el vicepresidente, dejándose constancia en acta con indicación de la hora. Dicha acta, así como la de reincorporación del presidente, será suscripta por las autoridades de la mesa y por los veedores que lo deseen.

Art. 65°.- Las agrupaciones que hubieren presentado postulaciones de candidatos podrán designar veedores para ejercer su propio control del acto electoral. Se admitirá la presencia en cada mesa de un veedor por cada agrupación o candidatura oficializada. Los mismos deberán ser profesionales matriculados en condiciones de votar.

Art. 66°.- El elector, al emitir su voto, deberá acreditar su identidad. En ningún caso se aceptará la emisión del voto por mandatario ni por representación. El único documento exigido para ejercer el derecho al sufragio será la cédula de identidad civil.

Art. 67°.- El voto se emitirá en sobre cerrado, siendo provisto con la firma del presidente de la mesa o quien lo reemplace, y los veedores que lo deseen. Para la recepción de los votos se utilizarán urnas en condiciones que garanticen su inviolabilidad. Se podrán habilitar urnas electrónicas.

Se dejará constancia en la planilla del padrón, el ejercicio del sufragio del elector y se le entregará un comprobante de la emisión de su voto.

Art. 68°.- Al término del acto electoral, las autoridades de cada una de las mesas receptoras de votos harán inmediatamente, en presencia de los veedores, el escrutinio provisorio.

Art. 69°.- Los candidatos resultarán electos por mayoría de sufragios obtenidos. En caso de empate entre dos o más candidatos, se resolverá en una segunda vuelta.

Art. 70°.- Realizado el escrutinio definitivo y declarada válida la elección, la Junta Electoral procederá a efectuar la adjudicación de los cargos y proclamar los electos. Los mismos asumirán automáticamente sus cargos en la primera semana siguiente a la adjudicación de cargos.

Art. 71°.- Para el caso de que se oficializara solo una candidatura para cada cargo del Consejo, en el día previsto para la elección, la Junta Electoral proclamará sus candidatos, quedando éstos designados sin necesidad de realizar el acto electoral.

Art. 72°.- Para las situaciones no contempladas en este Capítulo rige supletoriamente el Código Electoral. En caso de duda resolverá la Junta Electoral del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay.

CAPITULO X

De los asociados y de la matrícula profesional

Art. 73°.- El Consejo de Contadores Públicos del Paraguay tendrá dos categorías de asociados: los matriculados (Personas físicas y jurídicas) y los adherentes. Para adquirir cualquiera de las categorías mencionadas, el Consejo deberá aprobar la solicitud correspondiente, conforme a la reglamentación dictada por el mismo.

Serán asociados matriculados los Contadores Públicos y las firmas profesionales que reúnan los requisitos del art. 86° de estos estatutos.

Serán asociados adherentes las personas físicas o jurídicas, así como aquellas instituciones educativas que deseen coadyuvar con la realización de los objetivos sociales del Consejo. Los asociados adherentes podrán participar activamente de todas las actividades desarrolladas por el Consejo, pudiendo inclusive participar de las Asambleas con voz pero sin voto.

Art. 74°.- Los asociados para ejercer la profesión, deberán matricularse ante el Consejo de Contadores Públicos del Paraguay, a efectos de dar cumplimiento a las disposiciones de la Ley del Comerciante (Ley N° 1034/83), en su art. 77°.

Art. 75°.- Las matrículas de profesionales se llevarán en libros foliados y rubricados, los cuales quedarán depositados en la sede del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay. En dichos libros, el Presidente y el Consejero Secretario de la Junta Directiva dejarán constancia con sus firmas, en la primera hoja, del número de folios que contienen, a efectos de su habilitación.

Art. 76°.- La Junta Directiva verificará si el peticionante reúne los requisitos exigidos por estos estatutos y las reglamentaciones correspondientes, para la expedición de la Matrícula Profesional. La misma se expedirá como máximo dentro de los treinta (30) días hábiles de presentada la solicitud, en el supuesto que el peticionante cumpla con todos los requisitos exigidos para el efecto.

El plazo previsto en el párrafo precedente podrá ser prorrogado cuando se trate de graduados en universidades extrajeras.

Art. 77°.- Resuelta favorablemente la inscripción en la Matrícula Profesional, se procederá a su registro y a otorgar al peticionante la constancia correspondiente.

Art. 78°.- Se denegará la inscripción o rehabilitación en la Matrícula Profesional:

a) Cuando el peticionante no acredite su estatus profesional y demás requisitos
establecidos por la reglamentación respectiva.

b) A los condenados a cualquier pena por la comisión de hechos punibles contra el patrimonio, contra los derechos patrimoniales, contra la propiedad, contra la administración o la fe pública en tanto no hayan transcurrido dos (2) años del cumplimiento efectivo de la condena, y, en general, a todos aquellos condenados a pena de inhabilitación profesional.

c) A los excluidos del ejercicio de la profesión por sanción disciplinaria.

d) Cuando, a juicio de los dos tercios (2/3) de los miembros de la Junta Directiva, existan antecedentes de inconductas graves del peticionante o éste ejerciere actividades consideradas contrarias al decoro profesional que hagan inconveniente su incorporación a la Matrícula Profesional.

e) A la entidad jurídica conformada por profesionales que ya están en otra firma profesional. Un profesional matriculado no puede pertenecer a más de una firma profesional.

f) A aquellas entidades que tengan alguna inhabilitación con motivo de la expedición de medidas cautelares por disposición judicial (quiebra, convocatoria de acreedores, etc.).

Art. 79°.- El peticionante cuya solicitud de inscripción o reinscripción en la Matrícula Profesional sea denegada, podrá presentar nueva solicitud probando que han desaparecido las causas que fundaron la denegatoria. Si a pesar de ello fuera nuevamente rechazada, no podrá presentar nuevas solicitudes sino con un intervalo de dos (2) años.

Art. 80°.- Las denegatorias de inscripción o reinscripción en la Matrícula Profesional resueltas por la Junta Directiva, o su falta de pronunciamiento dentro de los treinta (30) días hábiles de presentada la solicitud, habilitarán al solicitante a acudir a instancias jurisdiccionales.

Art. 81°.- El matriculado (Persona física y jurídica) deberá abonar periódicamente el monto del derecho de ejercicio profesional que fije la Junta Directiva dentro del plazo y en las condiciones que determine la reglamentación respectiva.

Art. 82°.- La falta de pago del derecho de ejercicio profesional durante doce (12) meses consecutivos originará la suspensión de la Matrícula Profesional al deudor. La rehabilitación de la Matrícula Profesional solo será posible con el pago del importe total adeudado.

Art. 83°.- La inscripción en la Matrícula Profesional subsiste hasta tanto no se proceda a su cancelación, la que se hará a pedido del profesional o de la entidad matriculada y de oficio en caso de fallecimiento, prescripción legal o sanción aplicada por sentencia firme del tribunal de ética u órganos jurisdiccionales, así como también en los casos de cierre o disolución de una entidad.

Art. 84°.- Los matriculados quedarán sujetos al régimen de incompatibilidades para el ejercicio de sus funciones profesionales que se establezcan por estos estatutos, las reglamentaciones del Consejo, así como las fijadas por el Código de Ética y los principios y normas técnicas que ponga en vigencia el Consejo de Contadores Públicos del Paraguay.

CAPITULO XI

De los tipos de matriculas

Art. 85°.- El Consejo de Contadores Públicos del Paraguay creará un Registro de Profesionales y de Firmas Profesionales, a efectos de la inscripción y matriculación de los Contadores Públicos y Entidades Profesionales, asociados.

El citado registro tendrá carácter público en lo que respecta a la confirmación de informaciones sobre profesionales y entidades inscriptos. Sin embargo, no será pública la información de carácter privado como: datos personales, académicos, participación societaria, antecedentes, etc., salvo en los casos de solicitudes emanadas de órganos judiciales o dependencias de las entidades de Supervisión, tales como: Ministerio de Hacienda, Banco Central del Paraguay, Comisión Nacional de Valores, Contraloría General de la República, Instituto Nacional de Cooperativismo y otras instituciones con idénticas funciones que se creen en el futuro.

Art. 86°.- Se establecen cuatro tipos de matrículas profesionales cuyos requisitos para su inscripción se exponen a continuación:

1) Matrícula Profesional tipo “A”: Podrán adquirir esta categoría aquellos Contadores Públicos que acrediten, como mínimo, 15 años de graduación profesional y además reúnan algunas de las siguientes condiciones: reconocida experiencia en la práctica profesional, ejercicio de la docencia universitaria y/o título de especialización. Se considera que esta categoría es superior a las matrículas profesionales tipo “B” y “C”

2) Matrícula Profesional tipo “B”: Podrán adquirir esta categoría aquellos Contadores Públicos que acrediten, como mínimo, 8 años de graduación profesional y además reúnan algunas de las siguientes condiciones: experiencia en la práctica profesional, ejercicio de la docencia universitaria y/o título de especialización. Se considera que esta categoría es superior a la matrícula profesional tipo “C”.

3) Matrícula Profesional tipo “C”: Accederán a está categoría los Contadores Públicos.

4) Matrícula Profesional de Firmas Profesionales: Podrán adquirir esta Matrícula Profesional las personas jurídicas organizadas como firmas o estudios profesionales, siempre y cuando estén conformadas mayoritariamente por contadores públicos inscriptos en algunas de las matrículas señaladas precedentemente en 1); 2) y 3)

Art. 87°.- A efectos de mantenerse en la categoría obtenida en la inscripción de la matrícula profesional, se deberá cumplir con los planes anuales de capacitación continua mínima y obligatoria dispuesta por el Consejo, lo cual será reglamentado por la Junta Directiva.

CAPITULO XII

De las Sedes Regionales

Art. 88°.- Podrán constituirse Sedes Regionales en aquellas ciudades del interior o exterior del país siempre que en las mismas se cuente con por lo menos 30 contadores públicos en calidad de residentes permanentes y que persigan los fines de estos estatutos sociales, debiendo cumplir y hacer cumplir integralmente las prescripciones de estos estatutos, las reglamentaciones y demás disposiciones del Consejo.

Art. 89°.- Las Sedes Regionales se organizarán con la misma estructura que el Consejo de Contadores del Paraguay, con excepción del Tribunal de Ética Profesional.

Art. 90°.- Para ser asociados de una Sede Regional deberá previamente adquirir la calidad de asociado del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay y cumplir con las disposiciones del artículo 86º del presente estatuto.

CAPITULO XIII

Del patrimonio del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay

Art. 91°.- El patrimonio del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay se formará con:

a) El derecho de inscripción a la Matrícula Profesional;

b) El derecho anual de ejercicio profesional;

c) El derecho de inscripción de los asociados adherentes.

d) Los derechos que se cobran por certificaciones de balances, firmas de los matriculados, protocolización de trabajos, legalizaciones de dictámenes y otros servicios de registro y fiscalización que se establezcan;

e) Las multas y recargos que se establecen en estos estatutos y demás disposiciones reglamentarias del Consejo relacionadas con el ejercicio profesional del contador Público, por infracciones cometidas;

f) Ingresos provenientes de actividades de capacitación y las generadas por el Instituto Superior establecido en el art. 3° inc. g), en cualquier concepto.

g) Las rentas que produzcan los bienes del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay e intereses por operaciones bancarias;

h) Las donaciones, legados, contribuciones y subsidios que recibiere;

i) Cualquier otro recurso lícito que resuelva la Junta Directiva por mayoría absoluta.

Art. 92°.- El Consejo de Contadores Públicos del Paraguay deberá dotar a las bibliotecas a que hace referencia el artículo 3° Inc. h), y que revistan carácter público y gratuito, de material bibliográfico y equipamiento informático y de comunicaciones convenientes.

CAPTITULO XIV

De la Disolución y Liquidación de la Entidad

Art. 93º.- El Consejo de Contadores Públicos del Paraguay podrá disolverse por las causales previstas en el Código Civil o por decisión expresa de una asamblea general extraordinaria convocada con por lo menos la mitad más uno de los asociados activos en el momento de la convocatoria. La asamblea extraordinaria convocada para este fin será legalmente constituida con un quórum especial de 70% del total de los asociados habilitados y la resolución de disolver la Entidad requerirá del voto favorable de no menos del 70% de los asociados presentes en la Asamblea referida.

Art. 94º.- Resuelta la disolución de la Entidad, los bienes que posea pasarán al patrimonio de la Biblioteca Nacional o a otra entidad sin fines de lucro que en su oportunidad existiera y que la asamblea considere apropiada, que tenga como propósito el fomento de la cultura en general y de la enseñanza de la contabilidad. La decisión sobre la transferencia de los bienes del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay con motivo de su disolución, deberá ser resuelta en la misma Asamblea General Extraordinaria que disponga la disolución de la entidad.

CAPITULO XV

Disposiciones transitorias

Art. 95°.- A efectos de la consecución de los objetivos establecidos en estos estatutos, integrarán la primera Junta Directiva y demás órganos del Consejo aquellos asociados fundadores que resultaren designados para desempeñar dichos cargos por sus pares, en ocasión del acto fundacional de éste Consejo.

Las referidas personas ejercerán los cargos señalados hasta la adjudicación de cargos que fuese realizada con motivo del primer acto electoral que sea convocado para la integración total de autoridades, luego de los primeros dos años de funcionamiento de este Consejo. En dicha oportunidad podrán ser reelectos cualquier integrante de la primera Junta Directiva, Tribunal de Ética Profesional y Comisión Fiscalizadora.

Art. 96°.- En los primeros seis (6) años de funcionamiento del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay, solo podrán postularse como candidatos para integrar los órganos del referido Consejo, únicamente los asociados matriculados fundadores, según las categorías de cada uno y demás requisitos señalados en los estatutos. Mientras el Consejo tenga una antigüedad inferior a los años requeridos para ejercer los cargos asignados en estos estatutos, la antigüedad requerida será equivalente al de la entidad.

Art. 97°.- A efectos de la adjudicación de la Matrícula Profesional a los asociados fundadores, se analizarán su historial profesional y académico, lo cual conforme a los méritos y aptitudes de cada uno, se las otorgará las matrículas que correspondan conforme a lo establecido en el artículo 86 de estos estatutos.

Art. 98°.- Hasta tanto se cuente con el Código de Ética Profesional, cualquier proceso que se presente y deba ser entendido por el Tribunal de Ética, deberá resolver conforme a las disposiciones de estos estatutos y el Código de Ética de la Federación Internacional de Contadores (IFAC).

Art. 99°.- El Tribunal de Ética Profesional que resultare electo luego de la primera elección del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay, tendrá como primera y primordial función, elaborar el Código de Conducta que regirá el ejercicio profesional. El proyecto de Código de Conducta deberá ser aprobado por una Asamblea General Extraordinaria, con la conformidad de dos tercios (2/3) de asociados presentes en el acto asambleario.

Art. 100°.- Se faculta suficientemente a la Junta Directiva del Consejo, a gestionar la obtención de las autorizaciones correspondientes a efectos de modificar el tipo jurídico del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay por el de asociación reconocida de utilidad pública, dispuesta en el Capítulo II, del Título II “Personas Jurídicas” del Libro Primero “De las Personas y de los derechos personales en las relaciones de familia” del Código Civil Paraguayo.

A ese efecto, los términos de estos estatutos se considerarán válidos en todos sus términos, pudiendo modificarse el artículo 1° en cuanto a la denominación del tipo de persona jurídica adoptado por el Consejo.

Se autoriza suficientemente a la Junta Directiva del Consejo de Contadores Públicos del Paraguay y a un Escribano Público realizar las modificaciones de estilo o aquellas que se consideren necesarias, a efectos de obtener las aprobaciones correspondientes por parte de las autoridades nacionales.

*********

<< Volver al Inicio